CURSO 2011-12
Talleres y actividades en La Cañada Grande

Observación del cielo | Código Emoción | Reiki | Biodanza | Astrodiagnosis | Agrogastronomía

Ubicación Entorno Recursos Intendencia Actividades intelectuales y lúdicas Protagonismo Excursiones Monitores Vista principal Dispositivos y tecnología Fenómenos terrestres Fenómenos celestes

En un recóndito y agreste lugar de Guadalajara, en el término de Fuentelahiguera de Albatajes,

Espectacular vista del Valle del Torote

cuyo nombre es La Cañada Grande, hay una casa y finca con vistas al valle de Torote, muy acogedora para el viajero que recorra estas soledades. El lugar se encuentra a una hora de Madrid, a 900 metros de altitud y casi 41º de latitud Norte, donde nace el arroyo de Torote (sub-subafluente del Tajo, pues vierte sus aguas estacionales al Henares), y tiene hermosas vistas a la Sierra de Madrid.

Encinar adehesado

En la finca hay un encinar adehesado, bosquetes de pino y otros árboles, una chopera repleta de bambú, huerto y frutales.

Detalle del huerto: en primer plano, tomates, patatas, cebollas moradas, puerros y zanahorias

En este huerto frondoso y feraz, Empar y Sergio recogen las patatas, tomates y otros ricos productos de cultivo orgánico que inmediatamente cocinarán...

La amplia salón-comedor-cocina nos permite toda preparación

...Sergio y Paloma con gran sencillez y esmero, pese a las gastronómicamente impacientes intromisiones de Adela, en la cocina de frutal panorámica. La amplia salón-comedor-cocina nos permite toda preparación, porque vivimos en código emoción. El peral nos contempla a través de la ventana.

Empar hace porciones de una impresionante ensaimada de Tabernes de Valldigna, su tierra natal

El perfecto aislamiento térmico y climatización de nuestra Nave Celeste nos permite mantenernos lúcidos para la labor intelectual y también disfrutar de los manjares autóctonos e importados. La actividad va a comenzar de un momento a otro; debemos estar preparados. Sergio, Miguel y Adela observan inmutables; despues del sutil refrigerio empezará la clase teórica, que hoy trata sobre las Pléyades, y Adela nos contará exactamente esto.

No va mal esta malva

Aquí todos tienen su protagonismo, incluso cada planta: no va mal la malva.

Paloma conduce a Adela y Miguel a la finca de Sol

Aunque refresca mucho por la noche, durante los días de verano hace mucho calor. Bordeando la llanísima campiña cerealista que se extiende por encima del valle, debemos caminar 7 u 8 minutos para llegar a la finca de Sol, que también tiene piscina de refrescantes aguas, afortunadamente, para nuestro jolgorio y regocijo.

Pernoctamos en el fondo del valle, a 500 metros de distancia y 50 más abajo, en La Casita Mágica, la frondosa casa que Sol tiene organizada como casa rural, con los dormitorios con duchas individuales. Aquí se percibe el frescor por la humedad del arroyo de Torote, como vemos en la siguiente foto.

Miguel, Empar y Adela sonríen por lo que está detrás del que está detrás de la cámara

Les ha sentado bien la comida: Miguel, Empar y Adela sonríen por lo que está detrás del que está detrás de la cámara.

Vista del Valle de Torote, con Viñuelas al otro lado.

Con una impresionante vista del valle y el pueblo de Viñuelas al fondo, apenas un mes después del Solsticio de Verano, el Sol cae hacia el horizonte por el Nor-Oeste.

Los viajeros de las estrellas, preparados para explorar el universo y la vida

Miguel comprueba los dispositivos para explorar el cielo. Noche sin Luna ni nubes. Su super-telescopio de reflexión de Newton nos trasladará a años-luz de distancia sin movernos de la silla. A la izquierda de la imagen, Ángeles, Isabel, Julia, Mila, Ana y Esmeralda contemplan impresionadas.

El Sol se pone con gran solemnidad

Con Guadarrama y el valle del Lozoya al fondo, con gran solemnidad, llega la puesta de Sol. A partir de este momento empieza la magia de la noche en La Cañada Grande. Aquí, el día y la noche son dos dimensiones distintas, aunque igualmente espectaculares.

También observamos el cielo en su conjunto. Este cuadro parece la famosa obra de Edward Hopper, pero con una sutil diferencia...

Aqui sólo organizamos las actividades y cursos por aclamación; este verano nos han propuesto uno de Observación del cielo, otro de Código Emoción, así como Reiki, Biodanza, Astrodiagnosis, Agrogastronomía, etc. Estamos buscando fechas; os tendremos informados. Enviad vuestras preguntas y propuestas a sergio.rivillo@gmail.com

PRÓXIMA ACTUALIZACIÓN